Centro Empresarial Adventista

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Latest

Un gran vendedor

anzueloUn joven inteligente, que venía del campo, solicitó un trabajo en unos grandes almacenes. De hecho, era el almacén más grande en el mundo, todo lo que se deseara se podía comprar allí.

El gerente le preguntó al muchacho:
- ¿Ha trabajado antes?
- Sí, yo estaba haciendo algunos negocios en los campos.
El gerente gustó de la forma simple de responder del muchacho, y dijo:
- Puede empezar mañana.
Vendré por la tarde para ver como te fue.
El día fue largo y arduo para el joven. A las 17:30, el gerente se acercó al nuevo empleado para verificar su productividad y le preguntó:
- ¿Cuántas ventas hiciste hoy?
- Uno!
- Sólo uno? La mayoría de mis vendedores hace 30 a 40 ventas del día. ¿De cuánto fue la venta?
- Dos millones y medio de dólares.
- ¿Cómo conseguiste eso?
- Bueno, el cliente entró en la tienda y yo le vendí un anzuelo para peces pequeños, luego un anzuelo mediano y finalmente, un gran anzuelo.
Después vendí una caña de pesca fina, una de resistencia media y una bien gruesa para la pesca pesada.
Le pregunté a dónde iba la pesca y me dijo que iba a hacer pesca en el océano.
Le sugerí que tal vez necesita un barco, así que lo acompañé a la sección de náutica y le vendí una lancha importada de primer nivel.
Entonces le dije que tal vez un auto pequeño no fuera capaz de jalar la lancha y lo llevé a la sección de autos y le vendí una camioneta con tracción en las cuatro ruedas.

Desconcertado, el gerente dijo: - ¿Tú le vendiste todo eso a un cliente que vino aquí para comprar un pequeño anzuelo?
- No, señor. Él vino aquí para comprar un paquete de fideos instantáneos, porque su esposa es médico y estará de guardia durante todo el fin de semana, y yo le dijo:
"Puesto que usted estará solo para el fin de semana, ¿por qué no se va de pesca?"

Página 1 de 93

You are here: Artículos Anteriores